Volvamos a Casa

Cerca de veintinueve millones de hormigas vivían en un hormiguero que hacia su norte orillaba con un hermosísimo mar, hacia este orillaba con el segundo océano más grande del planeta, y hacia su sur y su oeste colindaba con otros dos grandes hormigueros.

Esta millonada de hormigas formaba una comunidad que tenía muchas riquezas bajo su subsuelo y una tierra muy fértil a sus alrededores. Gozaban de un clima muy variado y de una geografía bendecida por la naturaleza.

Ellas nunca en realidad apreciaron la bendición que representaba la tierra que pisaban, el aire que respiraban, el paisaje hermoso que deleitaba sus vistas. Vivieron a veces cometiendo abusos de las bondades de su tierra e irrespetándose las unas a las otras. Dentro de sus incongruencias, ellas se consideraban felices y sentían que vivían en franco progreso.

Un día, eligieron a una Reina que prometía ofrecerles un reinado que las impulsaría hacia una comunidad con mejores principios morales, con una repartición de recursos totalmente equitativa. Aquellas promesas eran cautivadoras y la población, casi en su totalidad se convirtió en ferviente seguidora de esta Reina nueva.

A corto plazo de haber asumido su reinado, aquella alada hormiga pareció haber interpretado mal el poder que le había conferido su cargo, y comenzó a tomar decisiones que favorecían más a hormigueros foráneos. Comenzaron a llegar hormigas rojas, hormigas amarillas y hormigas barbudas; todas estas extranjeras gozaban de más privilegios y de jerarquías más altas que las habitantes nativas.

Comenzó a nacer un descontento dentro de ellas por aquellas irregularidades. Intentaban hablar con la Reina, pero ésta no era accesible a la conversación. Apelaron a hacer manifestaciones de protesta, pero entonces eran atropelladas y hasta encarceladas.

A pesar de que trabajaban arduamente comenzaron a padecer escasez de sus necesidades básicas; la calidad de sus vidas había decaído en todo sentido.

Inclusive llegaron a intentar que aquella Reina tan inepta fuese sustituida por otra, que de verdad reinara a favor del pueblo, pero todos los intentos fueron fallidos. Aquella tirana era secundada por las hormigas rojas, las amarillas, las barbudas y por muchas hormigas locales tan mediocres como ella misma.

Optaron por huir de aquel hormiguero que se había convertido en un lugar hostil para la vida. Casi cinco millones de sus habitantes, con un dolor muy fuerte en su alma, tuvieron que cruzar las fronteras de su territorio para escapar de esa vida tan pobre.

En los hormigueros vecinos, muchas de ellas no fueron bien recibidas. Algunas fronteras las encontraban cerradas y al no poder proseguir aquel arduo camino, muchas perecían.

Las que lograban establecerse en otros hormigueros, eran sometidas a muchas humillaciones y pagos miserables por las faenas que conseguían. Muy pocas fueron las que sintieron que se podía construir una vida digna lejos de aquel hogar, que estaba siendo extorsionado por hormigas inescrupulosas.

Lo más triste era, que allá en su terruño amado sus familias seguían sufriendo y que a pesar de que todas habían salido para buscar progreso, aquel hormiguero donde habían nacido no parecía recibir ningún beneficio de todo el sacrificio que sufrían por vivir lejos, pues la fatídica Reina y sus viles secuaces seguían despedazando a mansalva aquella tierra prodigiosa. 

Un día, mientras todas aquellas hormigas emigrantes dormían, tuvieron una revelación común, “Deben regresar, en la unión está la fuerza. No pueden darse por vencidas, ni seguirse diluyendo en tierras extranjeras.”

Cuando despertaron, sintieron que un fuego de deseos de regresar a su hormiguero les quemaba por dentro, levantaron sus cabezas y sin mirar atrás comenzaron a marchar; unas hacia el norte, otras hacia el este; algunas navegaron escondidas en barcos y botes hasta zarpar en tierra firme, desde donde pudieran caminar para llegar al añorado y azotado hormiguero natal; pero todas tomaron su camino de regreso.

Mientras aquella peregrinación de casi cinco millones de hormigas marchaba, en el hormiguero nada había cambiado: abusos, encarcelamientos, despilfarro entre las hormigas foráneas; mientras que un profundo desamparo y un hambre castigadora e implacable seguían maltratando al resto de la población.

El firme paso de las hormigas que regresaban se daba en movimientos sincronizados; de una manera sutil pero efectiva, sacudía el terreno y a medida que se acercaban resonaba como tambores que sonaban en las mismas entrañas de la tierra.

La Reina y sus secuaces estaban todas ebrias, pues vivían de celebración en celebración; su vida era una vida de vagabunderías y despilfarros insanos.

El retumbar de aquellos treinta millones de pisadas, seis por cada caminante, iba en aumento; era un resonar unísono que parecía ser un terremoto que se venía formando desde el vientre del globo.

El primer asesor de la Reina alzó una voz de alarma, “El radar ha detectado un ruido muy fuerte no identificado que se va acrecentando cada vez más. Creo que todo el territorio está bajo una fuerte amenaza.”

Los camaradas cobardes comenzaron a temblar, “¿Acaso será una bomba nuclear que las grandes potencias han enviado para que destruya nuestro imperio?” Preguntó uno de ellos.

“Yo, pienso que puede ser un acto de una Fuerza Divina que nos quiere castigar.” Dijo otro persignándose nerviosamente.

“Yo creo que hasta puede ser el mismo Lucifer, que ya está satisfecho porque ya hemos hecho mucho daño aquí y quiere que nos volvamos a nuestras tierras.” Dijo una de las hormigas rojas.

“Cualquier cosa que sea, nada bueno está por suceder, yo creo que llegó la hora de que seamos nosotras las que nos vayamos.” Dijo la Reina.

“¿Nos vayamos? Eso suena a muchas hormigas. Nosotras no nos vamos a llevar a ninguna de ustedes. Nuestro hormiguero está completo, no nos hace falta nadie.” Fanfarroneó una de las hormigas rojas.

“Pues nosotras opinamos igual.” Habló una de las hormigas amarillas.

“Para que esto tenga un fin más fácil, creo que debemos encarcelar a la Reina y sus secuaces locales y así nosotras nos podemos ir lo más pronto posible de este hormiguero, que hasta puede ser que lo que está es derrumbándose.” Vociferó una de las hormigas barbudas.

La Reina y sus camaradas locales estaban boquiabiertas de escuchar aquellos comentarios tan traicioneros.

Antes de que salieran de su asombro miles de estas hormigas extranjeras les cayeron encima, las maniataron y las pusieron tras las rejas.

Cargaron con la mayor cantidad de riquezas que pudieron y todas abandonaron el territorio volando en los abejorros que habían usado para introducirse en él.

La población de atropelladas hormigas estaba sumergida en el pánico y en el desconcierto. Escuchaban que la tierra retumbaba y veían cómo las hormigas extranjeras huían. La mayoría pensaba que era un acabo de mundo; algo que después de todo, podría ser lo mejor que les podría ocurrir para no seguir padeciendo la pobre vida hostil en la que se habían sumergido.

De pronto empezaron a ver rostros conocidos muy queridos que se habían marchado para huir de aquel régimen tan miserable. Todas las emigrantes estaban regresando.

Se abrazaban y lloraban todas con una felicidad casi asfixiante.

Encontraron a la Reina y a todo su gabinete encarceladas y no las liberaron. Eligieron una Reina nueva y comenzaron a reconstruir todo aquello que había sido destruido. Todas tenían un espíritu nuevo, más emprendedor y constructivo. Habían sufrido mucho en hormigueros ajenos y dentro de su propio hormiguero; de una u otra manera aprendieron que no hay lugar más bello y bendecido que el lugar donde se nace. Que tenían que adoptar una manera más sensata de vivir en armonía, cuidándose, respetándose y apoyándose, sobre todo queriendo mucho el terruño natal.

La paz, la armonía, la salud y el progreso florecieron de nuevo en ese hormiguero de casi veintinueve millones de hormigas dignas y trabajadoras.





 

Comentarios

  1. Excelente metáfora!! Dios permita y nuestro futuro muy cercano sea igual al fin de esta historia

    ResponderBorrar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  3. Hermosa historia, enriquece la esperanza y un sentir de muchos. Gracias amiga

    ResponderBorrar
  4. “Sopa de pollo para el alma.” ¡Bendiciones!

    ResponderBorrar
  5. Dios te Bendiga Ingrid, estoy muy conmovida con tu relato porque en mi gravedad, cuando estaba inconsciente yo oí ese ruido, como de miles de personas marchando hacia Caracas para establecer a Guaidó en la presidencia, Maduro y los demás se habían ido. Y después hablé con Jesús que me sanó. Te Felicito por tu maravilloso trabajo.

    ResponderBorrar
  6. Todo imperio llega a su fin, yo tengo fe que pronto habrá un desenlace a favor de nuestra Venezuela. El Tiempo de El Señor es Perfecto y habrá justicia. Un abrazo fuerte mi querida Totica, que Dios te bendiga.

    ResponderBorrar
  7. Conmovedor relato, también engancha de principio a fin 😉️.
    Seguro tocará las fibras de muchos, aunque haya infinidad de ángulos para ver las cosas, y también un número infinito de opiniones 👍️. ¡Bendiciones!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Siempre escuché decir a mi padre que “Entre gustos y colores no han escrito los autores”. Quien escribe lo hace por satisfacción propia, aunque siempre trata de agradar al mayor número de sus lectores, especialmente cuando publica sus escritos. El tema que aborda este cuento tiene un carisma delicado y muy relevante para la situación que vive nuestro amado terruño. Como uno de los tantos seres que sufre las consecuencias de esta etapa de nuestra historia, he querido expresar mi sentir y mis expectativas con esta metáfora, más no así pretendo cambiar opiniones. Entiendo tu comentario. Gracias, mi querido y consecuente Juan Carlos. ¡Dios te bendiga!

      Borrar
  8. Asertivo cuento para nuestro país. Aún tenemos fe y esperanza. Gracias Ingrid.

    ResponderBorrar
  9. ¡Gracias a ti por tu consecuencia!

    ResponderBorrar
  10. Este mensaje lo escribo por mi sobrina Teresa Galué desde Lima, Perú. Ella intentó cargar su mensaje, pero el blog no le dio acceso. Gracias mi querida sobrina. ¡Dios te bendiga!

    "Amén y Amén, confío en Dios que este cuento se haga una realidad 🙏 me sentí metida en el cuento como una hormiguita obrera. Gracias tía por un cuento tan real. TQQRJ

    ResponderBorrar
  11. Las palabras que quisiera dejar aquí,aunque están en otro idioma, muestran un enfoque agudo que mejor no escribo. Hay rumor de cumbia y olor a aguardiente

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tu discreción es acertada seguramente. Nos toca bailar al son de la música que nos toca la vida y paladear la bebida que nos sirve el destino. ¡Cuídate mucho!

      Borrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog